Saltear al contenido principal
Experimentar Con Recetas Saludables Y Disfrutar De Los Pequeños Placeres

Experimentar con recetas saludables y disfrutar de los pequeños placeres

Invertir tu tiempo en descubrir nuevos sabores en estos días, es muy positivo. Todo con ingredientes sencillos y al alcance. Cuidando de ti y de los tuyos. Aprovecha la situación para tomar las riendas y atrévete con recetas sencillas y saludables. No lo olvides: ‘mens sana in corpore sano’.

 

Salsa al pesto

El sabor de la albahaca conjugado con un poco de ajo, piñones y oliva, es ideal para acompañar una pasta tan mediterránea como saludable. Con esta salsa pesto agregamos potasio, magnesio, fósforo, fibra, proteínas de calidad, grasas saludables y antioxidantes a un alimento rico en hidratos. Es muy sencilla de elaborar y además, ¡está de escándalo!

 

Para 3 personas:

 

INGREDIENTES

  • 100 gr de hojas de albahaca fresca
  • 1 diente de ajo
  • 40 gr de piñones (si no tienes piñones, puedes sustituirlo por almendras o nueces sin problema)
  • 20 gr de perejil fresco
  • 1 cucharadita de sal gorda
  • 40 gr de queso Parmesano o Grana Padano en bloque
  • 50 cl de aceite de oliva virgen extra

 

PREPARACIÓN

  1. Aunque se puede utilizar un mortero, tu brazo se puede resentir bastante. Te recomendamos una batidora o picadora eléctrica; la tendrás lista en poquísimos minutos.
  2. Retira los tallos y lava las hojas de albahaca, sécalas y ponlas en la picadora. Haz lo mismo con las hojas de perejil. Tritura después, -durante unos pocos segundos-, hasta que la mezcla quede totalmente machacada.Algunas hojas pueden quedar pegadas a las paredes y sin triturar, por lo que con una cuchara puedes ir moviendo lo que se queda en ellas para que quede uniforme con el resto.
  3. Ahora añade el ajo y tritura de nuevo
  4. Pon en la mezcla los piñones, nueces o almendras y la sal. Vuelve a triturar de nuevo.
  5. Haz lo mismo con el queso y procura que todo quede bien triturado. La pasta obtenida se parecerá a un paté, ligeramente grumosa.
  6. Retira a un cuenco el resultado e incorpora el aceite.Mezcla con ayuda de una cuchara. Para acabar, deja reposar-idealmente desde al menos el día de antes- y procura que en la parte superior siempre haya una capa de aceite para favorecer la conservación.

 

¡Sirve y degusta!

Deja una respuesta

Volver arriba