Saltear al contenido principal
Tarta Salada De Yogur Griego, Calabacín Y Queso Feta

Tarta salada de yogur griego, calabacín y queso feta

Series de entrada: Recetas

Descubrir la sensación que provoca conocer nuevos sabores, es un lujo que todos deberíamos mantener como costumbre. Siempre cuidando de los nuestros y de nosotros mismos con ingredientes saludables y accesibles.

Sugerencia de presentación

La tarta salada de yogur griego, calabacín y queso feta os transportará de forma instantánea y sencilla a la esencia de la cocina mediterránea. A costas doradas y templos de costumbres ancestrales.

Con un sabor delicado y suave, es ideal tanto para acompañar a otros platos como para ser una ración en sí misma. Lo cierto es que es especial para los amantes de los quesos ligeros y sabores con carácter. Delicia y deleite Mediterráneo.

Para 3 personas

INGREDIENTES

  • 4 hojas de pasta filo
  • 2 calabacines medianos
  • 125 gramos de yogur griego
  • 50 gramos de queso feta
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico
  • 1 cucharada de miel
  • 1 cebollino fresco
  • tomillo
  • sal y pimienta negra

Sugerencia de presentación

PREPARACIÓN

  1. Comenzaremos precalentando el horno a 180 gradosy engrasando ligeramente un molde de tarta desmontable. Separaremos cuatro hojas de pasta filo y las iremos pincelando con dos cucharadas de aceite de oliva. Untándolas en la base del molde.
  2. Pondremos el resto del aceite en una sartén a calentar y cortaremos los calabacineslimpios y sin pelar, en rodajas finas del mismo grosor. Los saltearemos durante cuatro minutos en la sartén hasta que estén ligeramente dorados.
  3. Extenderemos el yogur por la base de la masa, salpimentaremos, colocaremos las rodajas de calabacín montándolas unas sobre otras, y volveremos de nuevo a salpimentar la hortaliza además de espolvorear el tomillo fresco picadito.
  4. Desharemos el queso feta en trozos por encima y hornearemos durante 25 minutos (o hasta que la pasta esté dorada y crujiente). Mientras, en un cazo, calentaremos el vinagre balsámico y la miel,hasta que adquieran una textura de sirope.
  5. Una vez que la tarta salga del horno, la espolvorearemos con cebollino picado y le añadiremos el “glaseado” balsámico. Es un plato colmado de calcio y proteínas de calidad. Sólo hará falta servir.

¡Buen provecho!

Deja un comentario

Volver arriba